personal

Mostrando 16 publicaciones etiquetadas como personal

Sabias palabras las de Banksy.
Y hoy, nuevamente, lo confirmo.
Acabo de estar acá, y viendo estas “obras de arte” de estos artistas, recordé esta entrada que originalmente fue posteada el 15 de julio de 2009.
Cualquier director de arte de cualquier...

Sabias palabras las de Banksy.

Y hoy, nuevamente, lo confirmo.

Acabo de estar acá, y viendo estas “obras de arte” de estos artistas, recordé esta entrada que originalmente fue posteada el 15 de julio de 2009.

Cualquier director de arte de cualquier agencia de publicidad tiene más “conceptos, más percepción social, más… más ideas” respecto al “artista” (de las comillas me hago cargo) con el que estuve hablando.

Le pregunté si había vendido alguna obra. Contestó:

-Si, una. A mi novia.

-Che, y este cuadro. Como lo definirías?

-Inclasificable.

Dejé pasar unos segundos y sentencié: -Pienso exactamente lo mismo.

Así, rápidamente lo saludé. Salí de la habitación. Bajé las escaleras. Y tomé un taxi.

Dentro mío creo tener una certeza: ese cuadro jamás será vendido.

Es más: tiene destino de fuego y cenizas.

The monster (et alia)

Acabo de pagar 4 días en un hostel. Creo haberlo hecho en gratitud de su amistad.

Mi primo, durante meses me contó la filosofía de los hostels: lo bueno, lo malo, lo permitido y lo no tanto, de la libertad de espacio, de horarios, de poder tramar historias que en una casa (o si leen literalmente, nuestra casa) no se podría.

Bien, los hechos me dicen que V. (por ahora, lo llamaremos así), y en estos días pasados en que hubo una ola polar por Buenos Aires, durmió más cómodo que de costumbre.

Reconozco que a  veces hay que tener una paciencia de Buddha para sacarle una palabra. Y lejos de enojarme -un verbo que no practico, o muy rara vez en los últimos meses-, pareciera que vivimos en tiempos, expectativas, obligaciones, esperanzas diferentes…

Recuerdo la primera vez que lo ví -ese día llovía-. Sin quererlo, empezó a hablarme de Kant, del Dr. Samuel Johnson…

Mientras tanto, pasaba el tiempo, semanas y a veces meses en que no lo veía, y con el tiempo, me di cuenta que había un patrón: los días de lluvia, elegía un banco determinado, en una plaza determinada. Y se quedaba ahí por horas, oteando el horizonte, mirando Retiro, las más de las veces se distraía con el ir y venir de los aviones…

Cualquiera que lo ve, me diría: Darío, me estás cargando. No, es imposible que sea tu amigo, che,… pero si es un pordiosero!… no, no podés tener como Amigo a un mendigo. Generalmente dejo pasar los segundos y siempre contesto: Los amigos se eligen. Y no miento ni me miento si te digo que Valentín está entre las personas -sino- la más sabia que he encontrado en esta vida.

A él, lo verán por unos segundos en la película Parador Retiro. Y el día que muera, creo, que el mundo será un poco más pobre… Lo juro.

Esta publicidad refleja fielmente lo que pienso y siento de la vida.

Por momentos, ese abuelo centenario me recuerda a mi abuela casi centenaria. Más aun, cuando me confesó -secretamente- que su última amiga viviente, había muerto, así, de repente. Este es el precio que debo asumir por seguir viva, me dijo.

Los hechos

Comparto una anécdota que me ocurrió hace exactamente una semana atrás.

Todo empezó cuando el taxista, me dijo:

- Che, vos no parecés argentino… acá, en Buenos Aires, todos son llorones, son todos tangueros, hasta los pendejos de 20 y pico parecen viejos gruñones. Que no les alcanza la plata, que su familia es un quilombo, que en nadie podés confiar

- Es una cuestión de actitud. Casi una gimnasia mental, contesté. Hace poco, compré un libro de un escritor que se llama Paul Auster, en una librería de viejo, muy cerca de la Catedral principal de Córdoba (capital). De vuelta, en el avión, estaba terminando esa novela, cuando de pronto, quedaban apenas 2 páginas finales. Justo ahí me di cuenta que le habían quitado la última, más precisamente, el final… Cerré los ojos, y me dije: No vendría nada mal una puteadita al librero por haberse dejado estafar y de paso, al que saboteó el libro… Y pensé: No, no voy a seguir ese camino. Ahí mismo, agarré la lapicera, y decidí escribir el final.

Acerca de la naturaleza humana

Vía nttm:

‘Nos hicieron creer que el ‘gran amor’, sólo sucede una vez, generalmente antes de los 30 años. No nos contaron que el amor no es accionado, ni llega en un momento determinado.
Nos hicieron creer que cada uno de nosotros es la mitad de una naranja, y que la vida sólo tiene sentido cuando encontramos la otra mitad. No nos contaron que ya nacemos enteros, que nadie en nuestra vida merece cargar en las espaldas, la responsabilidad de completar lo que nos falta.
Las personas crecen a través de la gente. Si estamos en buena compañía, es más agradable.

Nos hicieron creer en una fórmula llamada ‘dos en uno’: dos personas pensando igual, actuando igual, que era eso lo que funcionaba. No nos contaron que eso tiene nombre: anulación. Que sólo siendo individuos con personalidad propia, podremos tener una relación saludable.

Nos hicieron creer que el casamiento es obligatorio y que los deseos fuera de término, deben ser reprimidos. Nos hicieron creer que los lindos y flacos son más amados.

Nos hicieron creer que sólo hay una fórmula para ser feliz, la misma para todos, y los que escapan de ella están condenados a la marginalidad. No nos contaron que estas fórmulas son equivocadas, frustran a las personas, son alienantes, y que podemos intentar otras alternativas. Ah, tampoco nos dijeron que nadie nos iba a decir todo esto.

Cada uno lo va a tener que descubrir solito. Y ahí, cuando estés muy ‘enamorado de vos, vas a poder ser muy feliz y te vas a enamorar de alguien’

Vivimos en un mundo donde nos escondemos para hacer el amor…
…aunque la violencia se practica a plena luz del día.

John Lennon.

El camino que desandó John, las verdades que están agazapadas en todas las mentiras (J.L.B. hace años lo escribió: toda mentira es de otra forma de decir una verdad), el pesimismo, los lugares comunes, la religión, la culpa (cristiana)…

Nunca creí en las fórmulas que me vendían… y si las compré (pecado de juventud diré) fueron por poquísimo tiempo. A los ojos de las personas “comunes” que trato a diario, soy un outsider, un “este que hace acá, nunca se queja, nunca con cara de culo, siempre suma… es marciano?”.

A diario, me río (interiormente y si da la ocasión, a dos manos) de aquellos que se hacen problemas por cosas mínimas, superables y solucionables en el tiempo… lejos de ser un conformista, creo que el secreto es priorizar.

Preocuparme por todo?

No, paso. Ese mandamiento de sufrir por esto o aquello,… no, no cuenten conmigo.

Si, creo calentarme por aquellas personas que vale la pena calentarse. Al día de hoy, las cuento con mis dedos. Son personas con personalidad que precisamente, me han demostrado que se han superado, se han derrotado a si mismas. Son esas mismas, que me han enseñado que todos los miedos te paralizan, sin capacidad de reacción…

Escalofrío o que, pero acabo de darme cuenta que todos nacemos sin saber que existen los miedos…

Siempre me atrajo el tratamiento de la imagen de la cámara lenta.

60 fotogramas por segundo, detalles que el ojo no percibe, la realidad que se detiene a esperarnos, cual si fuéramos tortugas… o acaso ella va a una velocidad que se nos escapa?

Estaría bueno, a veces, en ciertos momentos de nuestras vidas, que esos segundos que cambian nuestras vidas, se estiraran como chicle… un segundo que -en nuestra mente- sea igual  a un par de horas.

Pensar en imposibles es como ser un escritor de ciencia ficción… Uno conjetura, trama, cifra, descifra, imagina personas, personajes, lugares, situaciones imposibles… y resulta que -casi sin quererlo- ocurren.

Nosotros -los humanos- lo llamamos milagro, mientras que para los dioses (sí, con minúsculas!) es solo un acto más entre tantos otros…

Uno de mis videos favoritos de todos los tiempos. De inspiración surrealistas -casas voladoras, tierrita que cae, raíces desnudas, carreteras desiertas, un mar que increíblemente está repleto de agua, miradas de aprobación, la piel erizada, el viejo recurso de ser silencioso, sigiloso e invisible. Ah… y alrededor de los dos minutos con 14 segundos, alguien que parece ser la hermana gemela de A.K.